Reconoce estar cansado pero mantiene su objetivo y la ilusión. A pesar de que ya son 30 los días que Ángel Vadillo lleva bebiendo tan solo agua con azúcar, el alcalde del extremeño municipio de Albuquerque permanece de forma pacífica a las puertas del Ministerio de Interior de forma “indefinida hasta que se abra una mesa de negociación para investigar la verdadera situación de las renovables en España”.

Al edificio del Paseo de la Castellana llegó el 10 de abril caminando procedente de Albuquerque, a 639 kilómetros. Cansado y débil lamenta que su lucha no esté yendo a la velocidad que desearía, pero, como versa una de sus camisetas, las renovables son empleo en su tierra, donde la tasa de paro es del 40%.

“A menos de un mes de haber llegado al cargo, el ministro Soria apuntó a las renovables. Aprobó el decreto 01/2012, que eliminó las primas y, como consecuencia, condenó al fracaso a miles de proyectos por falta de financiación”. Como explica Ángel, esta moratoria ha frenado en seco la generación de nuevas instalaciones eólicas, fotovoltaicas, termosolares, de biomasa, cogeneración, hidráulicas y las que funcionan con residuos.

Pese a que en su día el ministro José Manuel Soria vinculó la supresión con “la necesidad de contribuir desde todos los ámbitos a reducir el déficit público”, la realidad es que esta cantidad no proviene de los Presupuestos Generales. Vadillo explica que las primas las pagan los consumidores en su recibo de la luz, facturas en las que “hay la misma confusión que en todo este tema: las decisiones reales que se están tomando responden al cumplimiento de las demandas y los deseos de las grandes empresas”.

Ángel se refiere a las presiones en contra de las renovables que ejercen grandes empresas del sector eléctrico como Endesa e Iberdrola. En este sentido, el discurso del alcalde está respaldado por las asociaciones de productores e industria renovables, como Protermosolar que, mediante un comunicado este domingo, insiste en que son los privilegios de los que disfrutan estas empresas los que están en el origen del alto coste de la electricidad, la dificultad para el cambio de modelo productivo y el denominado “déficit de tarifa”. Como ejemplo, resaltan que sólo los dividendos de estas grandes empresas han superado en los últimos años a todas las primas recibidas por las renovables.

Como consecuencia de la eliminación de las primas, para la comarca de Albuquerque han desaparecido cinco proyectos de energías verdes, que sumaban un total de 1.000 millones de euros de inversión, que hubiesen generado 800 puestos de trabajo directos y 150 indirectos. “Los proyectos ya tenían la autorización y la licencia de obra. Todo estaba a punto”, lamenta Ángel.

Y es que el alcalde intenta explicar una situación preocupante y generalizada: sólo en Extremadura han sido 400 proyectos los que se han visto afectados por la nueva ley. “Es evidente que el fomento de las energía renovables es la única forma de generar empleo y caminar hacia un nuevo modelo sostenibles, responsable y respetuoso”, cuenta mientras recuerda que las cinco comunidades autónomas por encima de la media de paro española (25%) coindicen con los lugares que más proyectos tenían aprobados: Extremadura, Andalucía, Murcia, Comunidad Valenciana y Canarias.

“España tiene la capacidad de cubrir sus necesidades energéticas, incluso convertirse en exportadora de energías limpias. Deberíamos aprovechar el mayor y mejor sol de toda Europa, pero no. Nosotros preferimos ser dependientes de los deseos de cuatro que se están enriqueciendo a nuestra costa y no quieren perder ni una sola parcela. “Podríamos ser el Kuwait de las energía limpias y seguras”, concluye Vadillo

“Podríamos ser el Kuwait de las energías limpias y seguras” | MasPublico.com